El comercio exterior en 2013
Logo Funcas

El comercio exterior en 2013

Comparte esta entrada

El ministerio de Economía publicó esta semana los datos de diciembre de comercio exterior de mercancías, si bien con algunos días de retraso respecto al calendario anunciado inicialmente, lo que provocó que los mismos estuvieran disponibles en la página web de la Agencia Tributaria (de donde proceden, ya que los recopila la Dirección de Aduanas e Impuestos Especiales) antes de hacerse oficialmente públicos. Puede parecer esto un detalle menor, pero no lo es. A no ser que medie una causa de fuerza mayor, los calendarios de publicaciones no deberían modificarse sobre la marcha en función de criterios de oportunidad del alto cargo de turno. Detalles como este contribuyen a empeorar la marca España en el exterior.

            Pero vayamos al grano. En diciembre las exportaciones de mercancías recuperaron el bache de noviembre (el peor mes de 2013), pero no del todo. Su nivel corregido de estacionalidad, se situó un 1% en valor y un 1,5% en volumen (a precios constantes) por debajo de la media mensual del año. Ello es porque a partir del tercer trimestre las exportaciones empezaron a retroceder y aún mantienen esa tendencia. En el gráfico superior izquierdo se muestra el ritmo de crecimiento de las mismas en volumen y en términos tendenciales, es decir, suavizando la serie para eliminar la elevada volatilidad mensual característica de los datos de comercio exterior, pudiéndose observar que al finalizar el año descendían a una tasa anualizada del 7%. Los dos semestres del año fueron muy diferentes. En el primero las exportaciones registraron un crecimiento anualizado del 11% respecto al semestre anterior, mientras que en el segundo descendieron un 5%. La causa de este retroceso se encuentra fundamentalmente en la caída de las destinadas a los países emergentes, destacando las de Turquía, Norte de África, Asia, incluida China, y algunos países latinoamericanos, como Méjico y Venezuela. Pero también se ha debilitado notablemente el crecimiento de las destinadas a la UE [gráfico superior derecho], sobre todo a Alemania e Italia, aunque destacan en sentido contrario las destinadas a Portugal.

Graf01_blog_240114
Graf02_blog_240114

Fuentes:  Comisión Europea, FMI, Mº de Economía y Funcas.    Gráficos elaborados por A. Laborda. 

            Gracias a los buenos datos del primer semestre, el crecimiento de las exportaciones en el conjunto del año fue relativamente elevado: un 5,2% en valor y prácticamente lo mismo en volumen, ya que los precios se mantuvieron casi estables respecto al año anterior. Los tipos de productos con mejores resultados fueron los bienes de capital (aumento del 14,6% en volumen) y los bienes de consumo no alimenticio (11,1%), gracias al buen comportamiento de las exportaciones de automóviles. El crecimiento anual de las exportaciones totales fue notablemente mayor que el 2,7% estimado por el FMI para el comercio internacional, por lo que se ha producido una nueva ganancia de cuota de mercado por parte de las empresas españolas [gráfico inferior izquierdo].

            La caída de las exportaciones en el segundo semestre del año arrastró también a la baja a las importaciones, ya que las primeras son el agregado de la demanda que más explica el comportamiento de las segundas (para exportar se importan antes materias primas y muchos productos intermedios, lo que hace que el valor añadido que queda en el país sea muchas veces reducido). No obstante, el ritmo de caída de las importaciones fue inferior al de las exportaciones, por lo que la aportación del saldo comercial exterior al crecimiento del PIB se volvió negativa. En el conjunto del año las importaciones retrocedieron  un 1,3% en valor, pero aumentaron un 3,1% en volumen, ya que los precios se redujeron un 4,2% (un 2,5% los productos energéticos y un 8,7% los energéticos), lo que contribuyó a reducir el déficit comercial. Los bienes de capital aumentaron un 14,1% en volumen y los de consumo, un 2,4%.   

            El déficit comercial anual (16.000 millones de euros) se redujo casi a la mitad, pero la caída de las exportaciones en la segunda mitad del año provocó un cambio de tendencia del mismo, de forma que en el último trimestre ya fue un 18% superior al del mismo periodo del año anterior [gráfico inferior derecho].

            En resumen, en el conjunto del año las exportaciones y el saldo comercial mejoraron notablemente, al tiempo que las importaciones volvieron a crecer, prueba fehaciente del mejor comportamiento del consumo de los hogares y la inversión en capital productivo de las empresas. Ahora bien, en el segundo semestre las tendencias positivas se tornaron negativas, siendo preocupante la caída de las exportaciones. Si estas tendencias continuaran en el año en curso, el ritmo de la incipiente recuperación de la economía se vería notablemente frenado.

______________

Ángel Laborda es director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS).

Comparte esta entrada