Reducir la corrupción: una condición necesaria par salir de la crisis
Logo Funcas

Reducir la corrupción: una condición necesaria par salir de la crisis

Comparte esta entrada

La corrupción es el segundo problema que más preocupa a los españoles y los ciudadanos están comenzando a percibirla como una de las causas de la crisis y un inconveniente para salir de ella. En esto último coinciden con el diagnóstico del Banco Mundial que afirma que “la corrupción es el mayor obstáculo para el desarrollo económico y social/humano”.

El Índice de Percepción de la Corrupción (CPI) – cuanto más elevado menos corrupción-, que elabora Transparencia Internacional para más de 130 países, ofrece una clara correlación entre el nivel de desarrollo económico y una menor corrupción, mostrando los costes que esta última supone para el crecimiento. Un repaso a los datos permite concluir que las regiones más desarrolladas (Europa occidental, América del Norte, Australia y Japón) son las que cuentan con niveles más bajos de corrupción. Estas áreas tienen instituciones mejores, sistemas de control más eficientes y empleados públicos con salarios más elevados.

Sensu contrario, las naciones con menor nivel de desarrollo aparecen entre las que tienen más corrupción, y es que ésta genera, entre otros problemas, una asignación más ineficiente de los recursos, una reducción de la rentabilidad de las inversiones, el aumento de la incertidumbre y del riesgo, y dificultades a la inversión extranjera.

El gráfico 1 recoge esta relación. Los países con índice CPI alto (baja corrupción) tienen PIB per cápita elevados, mientras que para los más corruptos (CPI bajos) su PIB per cápita es menor.

Gráfico  1.- Relación PIB per cápita y CPI

Graf_blog_101013

Fuentes: Elaboración propia con datos de Transparencia Internacional y Banco Mundial

Centrándonos en nuestro país, la salida de la crisis exige aumentos en productividad y eficiencia, y ambos factores requieren modificar las condiciones que han posibilitado un aumento de la corrupción, como:

  1. Caminar hacia una sociedad basada en el mérito. Para ello es imprescindible potenciar el capital humano, atraer talento y mejorar la educación.
  2. El impulso de la productividad requiere menores costes de servicios como  electricidad, telecomunicaciones, etc.
  3. Inversión publica canalizada hacia proyectos que generen beneficios sociales y no atender a grupos de intereses.
  4. Una administración eficaz que sea más transparente y rinda cuentas a la sociedad, y
  5. Luchar contra el fraude fiscal para rebajar la carga tributaria sin reducir la recaudación.

_________________

Artículo de Juan José Ganuza (2013) “Luchar contra la corrupción y salir de la crisis económica: dos caras de una misma moneda” en el número 236 de Cuadernos de Información Económica. [exclusivo](Descargar)[/exclusivo]

Comparte esta entrada