La transición energética y el ecosistema innovador en Europa - Funcasblog
Logo Funcas

La transición energética y el ecosistema innovador en Europa

Comparte esta entrada

La transición energética respaldada por los Estados miembros, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea, en particular con la Unión de la Energía lanzada en febrero de 2015, es una oportunidad para impulsar la economía europea, mostrar un liderazgo europeo eficaz en la aplicación de los compromisos del planeta derivados de la COP21, al tiempo que cumplir con reducciones ambiciosas de emisiones de gases de efecto invernadero. También es un medio para relanzar el proyecto europeo mientras se asegura la posición global de Europa en la carrera por la energía limpia. La transición energética no es un mero impulsor para reindustrializar Europa y mejorar su competitividad mientras crea empleos y crecimiento, es un proyecto genuino para toda la sociedad con la visión de un mundo descarbonizado para finales de siglo, y el potencial para crear un nuevo impulso, para proporcionar una segunda juventud al viejo continente y, como tal, representa la oportunidad perfecta para ser aprovechada por la Unión Europea.

Para que la visión de la Unión Europea al liderar la carrera por la energía limpia se materialice, es necesario comprender qué papel crucial puede desempeñar la Unión Europea, especialmente en el lado de la innovación, ya que la transición energética es el ámbito de la innovación por excelencia; y también cómo jugarlo. Como lo demuestra la evolución de la gestión de la innovación con el surgimiento de la Innovación Abierta (2003) y del paradigma de la Innovación Activa (2016), parece que el emprendimiento y el intraemprendimiento, es decir, el aprovechamiento del valor de cada individuo empoderado para participar en el proceso de innovación, se convirtió progresivamente en un imperativo comercial. De hecho, el individuo se convirtió en el bloque fundamental para encontrar, desarrollar, evaluar e implementar conocimiento interno y externo en un proceso de innovación, pero también para valorizar aún más su resultado externamente.

En este texto, el intraemprendimiento significa la implementación de procesos internos para promover ideas creativas e innovadoras en una organización, y permitir a los empleados transformar estas ideas en innovaciones con el apoyo de esta organización.

Mientras tanto, las empresas energéticas europeas están actualmente luchando con modelos comerciales obsoletos, que no pueden hacer frente a la disminución actual de los consumos de energía primaria y electricidad de la UE. Esta tendencia está integrada en un contexto más amplio caracterizado por características como la electrificación de los usos energéticos (especialmente la movilidad), la creciente penetración de fuentes variables de energía renovable (y la caída de los precios al por mayor), la creciente descentralización del sistema eléctrico y el despliegue de infraestructura de medición inteligente. Este contexto se relaciona con el concepto de “espiral de la muerte” y pone en peligro la supervivencia de las empresas de servicios públicos y es un claro impulsor para transformar sus actividades a través de la innovación. En este contexto, las empresas bien establecidas deberían generar procesos internos de disrupción, en lugar de experimentar cada una de las cinco etapas del duelo (a saber, negación, ira, negociación, depresión y aceptación) asociadas con esta espiral, aprovechando el potencial innovador interno.

En términos de innovación, Europa tiene innegablemente muchas fortalezas y activos que reclamar: una comunidad investigadora avanzada, una industria energética bien posicionada en proyectos corporativos, un ecosistema vibrante para acompañar a las pymes innovadoras, programas públicos atractivos para apoyar la innovación y una sólida base industrial. Sin embargo, también es posible cuestionarse las políticas específicas implementadas a nivel de la UE para apoyar la adopción de energía limpia, y el papel que la UE debe desempeñar para dar vida al liderazgo de energía limpia.

«Para tener un impacto positivo en la sociedad, no hay mejor momento que 2018, no hay mejor lugar que Europa y no hay mejor campo que la innovación en energía».

Este papel es triple: establecer una estrategia clara para avanzar, proporcionar herramientas adecuadas para implementar la estrategia y desempeñar un papel diplomático esencial en la escena internacional. Hasta ahora, la UE ha diseñado su estrategia a través de la política de la Unión de la Energía, y está en el camino hacia un enfoque integral y coherente, como lo demuestra la creación del Plan Estratégico de Tecnología Energética (SET) en 2007, que también está bien alineado con la ambición política de la Unión de la Energía, una de las diez prioridades políticas de la Comisión Europea. Además, las instituciones de la UE (el Banco Europeo de Inversiones y la Comisión Europea) cuentan con un conjunto completo de programas e instrumentos, especialmente los programas marco y los nuevos esquemas de financiación como InnovFin EDP con el objetivo de abordar el “valle de la muerte”, y están claramente comprometidos con acelerar la transición energética y aprovechar la innovación en Europa. Además, podemos reconocer el compromiso asumido en el contexto de la Mission Innovation por parte de las instituciones de la UE, lo que es claramente una iniciativa muy positiva. Este liderazgo se sostiene al mostrar historias de éxito europeas en foros internacionales, lo que a su vez contribuye a crear un sentido de orgullo y confianza en sí mismo en Europa y puede ayudar a atraer cerebros e inversiones a Europa. Al liderar esta iniciativa, la UE se compromete a mantener un alto nivel de financiación para apoyar la tecnología limpia en Europa en los próximos años.

También existen obstáculos para el liderazgo europeo en cleantech, como la aparente falta de fondos de venture capital en comparación con los competidores de Europa, un perfil inherente de inversión inadecuado (por ejemplo, la necesidad de capital paciente) que lleva a la renuencia de algunos segmentos de la cadena de valor de innovación (como la comunidad de capital de riesgo o las grandes empresas), o un marco de políticas a veces percibido como insuficientemente estable, lo que podría asustar a los inversores. Entre los posibles obstáculos previamente identificados para el liderazgo mundial, el “valle de la muerte”, que es un fenómeno general que caracteriza la dificultad para pasar del laboratorio a la etapa de mercado de la innovación, ya está claramente apuntado por varias iniciativas de la UE.

«La electrificación de la movilidad, la creciente penetración las renovables, la descentralización del sistema eléctrico y la medición inteligente se relacionan con el concepto de “espiral de la muerte”. Pone en peligro la supervivencia de las empresas de servicios públicos y es un claro impulsor para transformar sus actividades a través de la innovación».

A pesar de los intentos de superar estos obstáculos con iniciativas como VentureEU para fomentar la financiación de venture capital en Europa o nuevos esquemas de financiación dirigidos al “valle de la muerte” como InnovFin EDP, para que el liderazgo de la transición de energía limpia tenga lugar, Europa debe avanzar hacia un estrategia de innovación, para mejorar y acelerar la explotación de los activos cualitativos en su territorio, en particular procedentes de universidades y centros de investigación entre los mejores del mundo. Los responsables políticos europeos y la sociedad civil también deberían revitalizar el enfoque intraemprendedor e implementar medidas de política de “innovación activa”, incentivando a las empresas a avanzar hacia el empoderamiento de los individuos y la propiedad de los cambios en su organización. La innovación exitosa se origina cada vez más en relaciones ágiles, dinámicas y flexibles, mientras que la estructura institucionalizada y la rígida gobernanza se vuelven menos relevantes a medida que se vuelve crucial para superar la brecha entre lo interno (por ejemplo, dentro de una empresa) y lo externo (por ejemplo, académicos o competidores). Avanzar en términos de innovación significa poder animar un ecosistema de múltiples partes interesadas donde las fronteras internas y externas no importan demasiado, pero donde los individuos (por ejemplo, académicos, empresarios, capitalistas de riesgo) transforman la letra en música. Además, dar vida a la estrategia basada en el espíritu emprendedor requiere apoyar y promover la mentalidad emprendedora mientras se desmitifica el fracaso. Adoptar la mentalidad correspondiente es la condición sine qua non ya que el individuo es el elemento fundamental de la innovación.

En este sentido, la Unión Europea creó el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT) en 2008, para reforzar el emprendimiento en Europa y facilitar iniciativas empresariales, basado en un modelo de innovación abierto hecho de sinergias entre Investigación, Educación Superior e Industria. En esta perspectiva, el papel desempeñado por organizaciones como las Comunidades de Conocimiento e Innovación (KIC) es fundamental para construir ecosistemas de innovación regionales y nacionales, conectándolos a escala paneuropea, al tiempo que adopta una visión estratégica a nivel de la UE. Además, al apoyar el espíritu empresarial y fomentar la aparición de innovaciones abiertas y basadas en redes de múltiples partes interesadas en el campo de la energía, la KIC para la energía, llamada EIT InnoEnergy, puede contribuir a cosechar el presente potencial latente e innovador en muchas personas actualmente empleadas en empresas (grandes empresas y pymes), a través de un enfoque de intraemprendimiento en toda regla.

Con todo, es hora de matar tres pájaros de un tiro: más allá de un deber moral impuesto por el cambio climático, la transición energética es una oportunidad industrial tremenda para que Europa genere crecimiento, empleo y competitividad, así como un proyecto genuino para el conjunto la sociedad que ofrece una segunda juventud al viejo continente y revive un sentimiento de orgullo y acción en los pueblos europeos para demostrar finalmente que la Unión Europea es innegablemente un juego de suma positiva. Esto requiere adoptar una visión industrial renovada con una estrategia de innovación abierta basada en redes de múltiples partes y de múltiples partes interesadas en la que la integración del triángulo de conocimiento implementada por las KIC y especialmente EIT InnoEnergy para la transición energética sea instrumental. Para tener un impacto positivo en la sociedad, no hay mejor momento que 2018, no hay mejor lugar que Europa y no hay mejor campo que la innovación en energía.

Más información en el artículo ‘The Energy transition & the European Innovation ecosystem. A case study: EIT InnoEnergy’, publicado en Papeles de Energía, número 5

Comparte esta entrada