La efectividad de los programas de educación financiera para los jóvenes - Funcasblog
Logo Funcas

La efectividad de los programas de educación financiera para los jóvenes

Comparte esta entrada

Mucho antes de que estallara la reciente crisis financiera internacional, existía en la mayor parte de los países una creciente preocupación por la escasa preparación de la población en educación financiera (EF). Con el fin de paliar esa carencia, cada vez son más los países que han puesto en marcha programas de EF para mejorar los conocimientos financieros de la población, con el apoyo de diferentes instituciones internacionales (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea) entre los que destacan los llevados a cabo por la OCDE.

«En España existe una estrategia nacional impulsada desde el año 2008 por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cuya marca e imagen pública es “Finanzas para Todos”».

Mediante estos programas se informa a los individuos sobre los diferentes productos financieros existentes y de los riesgos y oportunidades asociados a cada uno de ellos de maneras que aquellos puedan tomar las decisiones más adecuadas. Aunque esta formación suele dirigirse a las personas adultas, últimamente se aprecia un mayor interés en enfocarla hacia los más jóvenes, cumpliendo así una función preventiva con la idea de éstos mejoren sus decisiones financieras en la etapa adulta, en la que tendrán que enfrentarse a productos, servicios y mercados financieros cada vez más complejos.

En España existe una estrategia nacional impulsada desde el año 2008 por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cuya marca e imagen pública es “Finanzas para Todos”. La acción prioritaria a la que se han dirigido buena parte de sus esfuerzos en los últimos años ha consistido en llevar la EF a las aulas. Asimismo, cabe destacar que, tras la aprobación de la Ley Orgánica 8/2013 para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), la formación sobre conocimientos financieros se ha incorporado en el currículo de educación primaria y secundaria obligatoria, donde hasta entonces no existía ninguna asignatura específica sobre estas materias.

Ahora bien, ¿son realmente efectivas estas iniciativas para mejorar los conocimientos financieros de los estudiantes y estimular un mejor comportamiento en este ámbito en el futuro? Si nos basamos en la evidencia empírica disponible en otros países, en general el efecto suele ser positivo, aunque la cuantificación de dicho impacto varía dependiendo del tipo de curso impartido y de las características de los alumnos que los reciben, según se desprende del trabajo realizado por Walstad (2013). En nuestro país, el principal estudio sobre esta cuestión (Hospido et al., 2015), llegó a la conclusión de que el programa piloto diseñado por el Banco de España y la CNMV e impartido en un conjunto de centros de la Comunidad de Madrid, resultó ser bastante eficaz.

A la espera de los datos PISA

Esta conclusión, sin embargo, no es general ya que pueden encontrarse muchos trabajos en los que el efecto de este tipo de programas es prácticamente nulo (Hastings et al., 2013; Fernandes et al., 2014). De hecho, según los resultados de un estudio empírico reciente realizado para la muestra total de alumnos y centros españoles que participaron en la prueba sobre conocimiento financiero que incorporaba la última edición de PISA en 2012 (Cordero y Pedraja, 2016), la formación sobre cuestiones financieras en el centro educativo resulta no tener ningún efecto sobre los conocimientos demostrados por los alumnos. No obstante, este resultado debe interpretarse con cautela puesto que el porcentaje de centros educativos en los que se impartían conocimientos sobre EF en el curso 2011-2012 era muy reducido (alrededor del 15%), lo que podría explicar, en parte, la ausencia de significatividad del fenómeno estudiado. En este sentido, consideramos que será interesante analizar la nueva muestra de la base de datos PISA 2015 que estará disponible en breve para comprobar si la incorporación gradual a los planes de estudio de los conocimientos financieros tras la aplicación de la última reforma educativa, ha contribuido a mejorar los conocimientos de los estudiantes en esta materia.

Comparte esta entrada