Economía para las elecciones - Funcasblog
Logo Funcas

Economía para las elecciones

Comparte esta entrada

España se enfrenta a unas nuevas elecciones sin haber realizado reformas de calado desde 2013. Con una deuda pública del 97% del PIB. Sin una política energética o de innovación y desarrollo tecnológico y digital definida. Todos ellos (reformas, deuda, políticas de largo plazo), temas de los que apenas se habla en las campañas electorales. Es paradójico que los partidos sí han reformado sus estrategias, gastado sumas ingentes en reorientarlas y establecido prácticas “innovadoras” para atraer voto. El objetivo es hoy más claro que nunca y no son ajenos a él los especialistas en economía pública, sistemas de voto o diseño institucional: bombardear al votante impresionable. Se trata del ciudadano cuyo voto depende fundamentalmente de la capacidad de que los partidos estimulen un aspecto especialmente sensible, aunque no necesariamente determinante para su bienestar. Este votante, en lugar de maximizar su utilidad esperada —ponderando cuidadosamente los temas que serán importantes a largo plazo para él y su familia—, se deja llevar por la intensidad de las impresiones emitidas por los partidos. Los medios y, sobre todo, las redes sociales y el boca a boca son los principales mecanismos de transmisión. En la experiencia internacional, en algunos casos como el Brexit o las elecciones norteamericanas, estas prácticas podrían incluso haber llegado demasiado lejos.

«En España, pocos partidos van a hablar de una verdadera reforma de las pensiones cuando todos han votado a favor de una revalorización conforme al IPC en entornos preelectorales».

Es difícil determinar cuántos votantes no-impresionables quedan o cuánto son capaces individualmente de evitar embestir el capote de emociones que les ponen delante una y otra vez. En todo caso, sí que existe evidencia experimental de que unas impresiones cortas pero intensas y debidamente orientadas pueden cambiar muchos votos indecisos. También se ha demostrado una relación estrecha entre las facilidades económicas que encuentra un Gobierno de un ámbito territorial y el signo político del ámbito territorial inmediatamente superior, algo relevante en un contexto como el actual en España donde las citas electorales son varias. Y, lo que es más importante, se ha observado una tendencia creciente en los partidos a ignorar deliberadamente durante las campañas temas que, aun siendo cruciales, puedan tener poca venta electoral entre votantes impresionables.

En España, pocos partidos van a hablar de una verdadera reforma de las pensiones cuando todos han votado a favor de una revalorización conforme al IPC en entornos preelectorales. Carentes de intención pedagógica, tampoco quieren ilustrar la importancia de las políticas medioambientales, energéticas, de innovación o digitalización y traducir para los votantes potenciales sus extraordinarios réditos económicos. Son aspectos que están en los programas electorales como un guión constante pero escasa o nulamente comentado y vendido al ciudadano. Requieren inversiones y sacrificios de corto plazo, pero suponen un cambio total en los hábitos y modos de vida. Para mejor. Tal vez lo importante sea vender la transición, hacer saber que hay sitio para todos en una sociedad más digital, más limpia y más envejecida. Los nuevos empleos (con mayor formación del capital humano y más tecnológicos) tienen que convivir durante un tiempo con empleos que cubran las necesidades de trabajadores menos formados y con una transición intergeneracional más justa


Comparte esta entrada